casa bonay

* CASA BONAY * Hablamos con su foodie-fundadora: Inés Miró-Sans

casa bonay

 

casa bonay

Uno de los HOT SPOTS de la ciudad condal, fue nuestro primer gran encargo en España y le tenemos un cariño muy especial tanto al hotel como a Inés, que confió en nosotras a la hora de diseñar estampados que hoy se encuentran en todas las plantas.
Debía ser alrededor del 2013 cuando Inés nos contó, tras su paso por Nueva York trabajando en el sector hotelero, su proyecto para un hotel diferente que quería abrir en su Barcelona natal.

El feeling fue inmediato y Casa Bonay es, a día de hoy, uno de los espacios con más personalidad y flow del país.
Aún recordamos las conversaciones infinitas sobre todo lo que tenía que pasar ahí, cuando ese misterioso edificio parecía todavía la cueva del Conde Drácula.

Desde la música hasta la comida pasando por las diferentes cosas con las que soñábamos sucedieran y que años después se han hecho realidad.



 

Ha cambiado mucho el hotel desde el primer día que empezó a rondarte la idea de abrir tu propio hotel en Barcelona hasta hoy, 5 años más tarde?
Si, muchísimo y creo es el gran atractivo de Casa Bonay. Es un lugar vivo, gracias a nuestros clientes y la relación que mantenemos con la comunidad local.

Siempre le diste importancia a la selección de tus colaboradores y proveedores, desde el jabón que hay en las habitaciones pasando por los textiles, los vinos naturales de tu carta. Los elegiste de manera consciente o fue pura atracción hacia esas pequeñas empresas?

Creo que ambas cosas, la mayoría de los colaboradores seleccionados eran productos que personalmente consumía en casa, como por ejemplo, los jabones. Es de la forma que nos gusta trabajar, vemos un producto, lo probamos, conocemos a la gente que esta detrás del proyecto y si nos gusta nos lanzamos sin hacernos muchas más preguntas. Vosotras lo sabéis de primera mano, puesto que tanto los wallpapers como los textiles era una aventura nueva para ambas partes.

Crees que es comisariado impacta en aquellos que visitan y/o se alojan en Casa Bonay?

Por supuesto! Por ejemplo, cuántas veces has ido a un hotel y has encontrado una carta de más de 400 referencias de vino? Es genial poder escoger y más que eso, descubrir nuevos productos y proveedores especiales.

 

Cuando empiezas un negocio tiendes a aplicar todos tus buenos propósitos pero cuando vas creciendo crees que es sostenible el seguir trabajando con productores especiales como los tuyos, está claro que hay un esfuerzo económico detrás, pero consideras que te nutre rodearte de este tipo de iniciativas empresariales?
No sabemos hacerlo de otra forma. Partimos de la base que primero hemos de sentirlo y transmitirlo a nuestro equipo para que este pueda también creérselo y así venderlo. Si plantearemos el negocio sin creérnoslo sería muy difícil para nosotros. Evidentemente hay aspectos que hemos ajustado, como por ejemplo, los jabones, mucha clientela no entendía el producto y era muy complicado el explicarlo a los 25.000 clientes que pasan por el hotel por lo que decidimos buscar una solución intermedia. Cambiamos cosas porque hay que adaptarse y sobretodo hay que escuchar al cliente.

 

Como a nosotras te encanta zamparrrr BIEN, cómo definirías vuestra propuesta gastro y qué tenemos que probar si o sí?
Tienes una solución para cualquier momento. Tenemos Libertine, un Lobby con los clásicos, con una oferta de comfort food junto con coctelería que te resuelve la papeleta en cualquier momento. Desde una cheeseburger hasta una ensalada cesar. Nuestro restaurante con cocina del Mediterráneo y una influencia del este para esa cena especial que te das cuando sales. Por último el Chringuito, nuestra terraza con barbacoa. Creo que lo tenemos todo cubierto :) 

¿Tu top 3 de vinos naturales?
Pregunta difícil… Puesto que como el hotel van variando, es increíble la cantidad de gente nueva que se une al movimiento con productos de gran calidad. Actualmente te diría: Oriol Artigas, Fanny Sabre y Gabrio Bini

 

Y por último, nos recomiendas 3 hoteles en el mundo que te inspiren?
  • Berbere Lodge: Paz
  • Il Pellicano: Volver a otra época
  • Chateaux Marmont: Urbano

 Muchas gracias Inés!